Suscríbete y recibe en tu Email mis nuevas publicaciones

sábado, 24 de septiembre de 2011

Cuerpo de bruma.



Hay amor!... si supieras cuanto extraño tus palabras,
que esta distancia se apacigua como las gotas
de un rocío anclado sobre este rostro celoso
de los caminos perseguidos por tus sombras.

Si esta boca tácita fuera viento que galopa
sobre los amaneceres que se posan en tu piel,
te besaría a escondidas de mi ausencia
para grabar mi nombre bohemio en tu ser. 

Hay amor... me arremete tanto esta espera caprichosa
que deshoja los segundos sobre un reloj estancado,
y siento que este cuerpo de bruma ya no es mío
pues se difumina como un pensamiento hasta tus brazos.

Ya no sé si corre o se envuelve con la noche
que vacila frente a los cristales de tu desvelo,
para tocarte y presumirle a estas soledades
de llenarse con la ambrosía dulce de tu cuerpo. 



miércoles, 21 de septiembre de 2011

Silencios que te aman.



Tengo garabatos ebrios en esta piel de ti ausente,
pedazos de glorias que se acumulan y que te esperan,
palabras sordas que se fingen gritos y se desmienten,
tactos corruptos en las sombras blancas que te crean.

Tengo cosas de ti que no imaginaste que tendría...
notas rotas y lluviosas de tus noches en mi ventana,
  fantasmas taciturnos que se adueñaron de tu sonrisa,
cristales azules de tu boca en estos silencios que te aman.

Tengo un par de bolsillos que se vaciaron el pasado
para llenarse las paredes con el aroma de tus dedos,
para tatuarse tu nombre en las esquinas de un extraño
pensamiento caprichoso que busca ser tu dueño. 

Tengo cosas de ti que no imaginaste que tendría...
guardadas en estos vacíos de barro que se llenan de ti,
 amantes caobas de tus ausencias y alegrías,
desvelos de espumas insulares que te aferran sobre mí. 

Tengo unos zapatos rotos y desgastados del camino
que cargaron estos años miserables sin conocerte,
suelas ahogadas con gritos de seda  y de vinilo
que persiguen una hora moribunda por tenerte.

Tengo cosas de ti que no imaginaste que tendría... 
tu mirada soñadora en estas cortinas que te hilvanan,
tu ausente presencia que me llena de vida...
cristales azules de tu boca en estos silencios que te aman. 




domingo, 18 de septiembre de 2011

Te imagino...



Te imagino... tan sutil e irrevocable
como una hoja que se desnuda entre brisas pálidas y aromas,
 sumisa a la tregua de vientos sin destinos que se apuñan
en la belleza de los silencios quisquillosos que te adornan.

Te imagino... tan dócil e inquebrantable,
como una mañana que coqueta y dorada se retoca
 con rocíos de estrellas asonantes la mirada
y con besos exquisitos de flores en la boca


Son estos ojos apasionados los que te esperan
detrás de cada ocaso inverosímil que te añora,
ocasos de cristal que se enfrentan a las guerras
de esta lengua irrefutable que te enamora. 


Si soy perfecto contigo en esta ausencia que nos ama,
¿Que seré mañana si al tocarte esta piel se me evapora?
¿Seré acaso el éter corrupto que sin permiso te devore
o  la misma brisa oprimida que hoy te adora?


miércoles, 14 de septiembre de 2011

No temo...


No temo a distancias que te crearon lejos de mi boca,
ni a silencios que te pintaron lejos de mis manos...
tan solo me queda desnudar al tiempo indeciso
para escribir un mañana perfecto en  tus labios.

Pues fue inevitable sentirte en este corazón
lleno de cristales púrpuras y dialectos suicidas
que empañaban ilusiones, misterios y libertades,
por desgarrarme a la locura  al creer que no existirías.

Ni tú ni yo pedimos ser dibujados 
en lienzos divorciados y diferentes,
¿Pero quién es capaz de comprender las razones
de un destino malicioso que conspira a nuestra suerte?

Amor de sonrisas y razones inexplicables
¿Seremos acaso dos gotas prohibidas que mueren en el viento?
¿ Quién nos condenó a la duda incierta de un mañana
que ahora yace marchito a la luz de nuestro encuentro?

Ya no temo a estas soledades de minutos pasajeros
que tiñeron sombras en mi piel desgastada y moribunda,
no temo a las horas empolvadas en la repisa de una espera
que me lleve a tus suspiros irrendibles y que nos una.

Amor furtivo que llegaste perfecta a mi vida,
quiero ser el lienzo en donde te dibujes sin temores,
el silencio clandestino que trafique en tu piel
invisibles sentimientos  e inolvidables canciones.

Ya no temo a un reloj descompuesto en mis soledades,
pues tú eres la sombra que me llena los desvelos,
ya no temo a esperas sin tacto que mueren
con las excusas de tu sonrisa en mis sueños. 


Soy tu mejor razôn inexplicable.



martes, 6 de septiembre de 2011

Me reservo




Me reservo tu nombre

-en el espacio insidioso de mis dientes-
para no decirlo, para no gritarlo,
para no borrarlo con esta piel aburrida
de brumas triangulares y grafitos ausentes.

Me reservo tu rostro
-en esta boca de tactos asonantes-
para no teñirlo, para no arrugarlo,
para no empaparlo de vientos suicidas
en cicatrices blancas con diamantes.

Me reservo tus ojos
-en esta cara de libélulas furtivas-
para no soñarlos, para no tocarlos,
para no gastarlos con desvelos azules
de insomnios volátiles y miradas perdidas.

Me reservo tu ausencia
-en los pasos andaluces que nos separan-
pora no sentirla, para no llorarla, para no calcarla
sobre las líneas abstractas de este sentimiento
que enciende ansiedades y luego las apaga.